ANTONIO MACHADO. <POESÍAS COMPLETAS> y <JUAN DE MAIRENA (sentencias, donaires, apuntes y recuerdos de un profesor apócrifo 1936)>. Precedido de: Apuntes inéditos (1933-34). Dos obras indispensables para comprender la relación de la Literatura y la Filosofía unidas por la pedagogía.

poesias completas.jpg

La edición que hemos utilizado para leer la obra de Antonio Machado, Juan de Mairena, es la de Alianza Editorial. Madrid. 1981. Edición, prólogo y estudio comparativo de Pablo del Barco.

 

Las <Poesías Completas> y <Juan de Mairena> de Antonio Machado son dos obras que han marcado mi trayectoria vital e intelectual, sobre todo las Poesías, cuando en mi juventud escuché a la luz de la luna y junto a un fuego de campamento en la Laguna Negra (Picos de Urbión, Soria), narrar la leyenda:<La tierra de Alvargonzález> de Campos de Castilla. Conocí la tierra de pinares en el verano de 1967, y, a orillas del río Revinuesa cerca de la Laguna Negra leí el poema <A un olmo seco>, que resuena en mi mente como un bello recuerdo de la primavera de mi vida.

Los versos de Antonio Machado se los dedica a poetas y filósofos: Juan Ramón Jiménez, Azorín, Rubén Darío y don Miguel de Unamuno. Los <Proverbios y cantares> (Nuevas Canciones 1917-1930), daban juego creativo en el ámbito de la educación en valores en mis clases de Ética (los que dedica al filósofo José Ortega y Gasset). Así como <Elogios> escritos con el corazón de una buena persona como fue Antonio Machado, a Francisco Giner de los Ríos, y de nuevo, al joven meditador José Ortega y Gasset. Y el bello y vigente poema: <Una España joven>. La última poesía del libro, <Luz>, se la dedica "A don Miguel de Unamuno, en prueba de mi admiración y mi gratitud", termina así:

"Pero en tu alma de verdad, poeta, // sean puro cristal risas y lágrimas;

// sea tu corazón arca de amores, // vaso florido, sombra perfumada".

Juan de Mairena es una obra indispensable para todo educador nato que debería leer, meditando, esta bella síntesis de poesía y filosofía que constituye la Escuela Popular de Sabiduría. La primera sentencia del libro marca tendencia: "La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero. Agamenón: conforme. El porquero: No me convence. (...) "El amor a la verdad es el más noble de todos los amores". Prosigue Juan de Mairena que habla a sus alumnos (XXII): "Los grandes poetas son metafísicos fracasados. Los grandes filósofos son poetas que creen en la realidad de sus poemas. El escepticismo de los poetas puede servir de estímulo a los filósofos. Los poetas, en cambio, pueden aprender de los filósofos el arte de las grandes metáforas, de esas imágenes útiles por su valor didáctico e inmortales por su valor poético. Ejemplos: El río de Heráclito, la esfera de Parménides, la lira de Pitágoras, la caverna de Platón, la paloma de Kant, etc., etc.

Las meditaciones de Machado acerca de la literatura española y la filosofía universal nos revelan no sólo una creativa visión ética y estética de la cultura, sino la sabiduría milenaria acuñada en la vida cotidiana del pueblo. Juan de Mairena dedica unas bellas y justas palabras a Cervantes y al Refranero del Quijote: "Cómo distribuye refranes en esas conciencias complementarias de Don Quijote y Sancho. Cuándo en ellos habla la tierra, cuándo la raza, cuándo el hombre, cuándo la lengua misma. Cuál es su valor sentencioso y su valor crítico y su valor dialéctico". Y a don Miguel de Cervantes: "Cuando vemos y escuchamos a un clown inglés, nos explicamos la existencia de Shakespeare, tan repleto de humanidad y bufonería. (...) Leyendo a Quevedo... Hablen los quevedistas, si los hay. Por mi parte -añadía Mairena- sólo me atreveré a decir que leyendo... A CERVANTES ME PARECE COMPRENDERLO TODO".