El Discurso de la Edad de Oro (edad dorada) del Quijote de Cervantes.

Destacamos un texto clave al comienzo de este capítulo(I,XI):

"De lo que le sucedió a don Quijote con unos cabreros":

 

       “-Porque veas, Sancho, el bien que en sí encierra la andante caballería y cúan a pique están los que en cualquiera ministerio della se ejercitan de venir brevemente a ser honrados y estimados del mundo, quiero que a mi lado y en compañía desta buena gente te sientes, y seas una mesma cosa conmigo, que soy tu amo y natural señor; que comas en mi plato y bebas por donde yo bebiere, porque de la caballería andante se puede decir lo mesmo que del amor se dice: que todas las cosas iguala”. 

 

         Cervantes intercala en este diálogo con los cabreros, un canto a la naturaleza (I, capítulo XI), nos hace soñar con el Discurso de la Edad de Oro, en la que los antiguos cifraban la felicidad humana en plena armonía con la naturaleza, dividida en cuatro épocas: oro, plata, bronce y hierro. Esta realidad idílica es el paradigma de una buena convivencia entre los seres humanos, sin pelearse por los bienes materiales y el alimento, edad en “los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío", como afirma Rousseau en su “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres”, que escribe: “El primer hombre a quien, cercando un terreno, se le ocurrió decir esto es mío y halló gentes bastante simples para creerle fue el verdadero fundador de la sociedad civil.¡Cuántos crímenes, guerras, asesinatos; cuántas miserias y horrores habría evitado al género humano aquel que hubiese gritado a sus semejantes, arrancando las estacas o cubriendo el foso!”. Espera Cervantes, la solidaridad que acabe con el hambre que azota a los menesterosos en la España imperial, y también, la voluntad de diálogo y concordia de los españoles, y evitar ir cada uno a la suyo. Critica la ley del encaje que aplicaban muchos jueces corruptos, al aceptar dádivas y prebendas. Es la encrucijada moderna: el paso desde la soñada utopía renacentista a la cruda realidad barroca. Del canto a la naturaleza nos lleva Cervantes al canto a la libertad en los capítulos siguientes la historia de Marcela.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Entradas destacadas

Meditación ejemplar de Antonio Buero Vallejo sobre Miguel de Unamuno.

29/10/2019

1/10
Please reload

Archivo